Conéctate con nosotros

Hola, ¿Qué estás buscando?

La Aguja Imantada

La raíz del Ahuehuete VIII

Escucha la leyenda que cuenta el viento y encontrarás la verdad del agua.

Diseño: Mary Maldonado

Capítulo ocho

La leyenda

El murmullo del agua cuenta una historia aquella que nos une siempre, porque no importa cuanto tiempo pase, la humanidad no pude dejar de penar; sufrimos males muy similares a los de nuestros ancestros.

Sin embargo, para los desgraciados que hemos caído en este rincón de miseria la esperanza fue lo primero que nos abandonó. Alguna vez me dijeron que son lagrimas, las lagrimas de los antiguos cerros cuando lloran su tierra. Otros dicen que es el camino de la llorona; es por donde anda entre lágrimas.

Lo cierto es que hay un río, sinuoso y turbulento que, cuando te atrapa no te suelta, te lleva de aquí para acá y cuando crees que te dejará ir te vuelve a hundir: de este destino no te pude salvar ni la muerte, vivir eternamente ahogándose.

—¡No manche!  Don Chencho y a poco eso si es real— preguntó el esposo de mi hija mientras me extendía la mano con un poco de pulque.

Anuncio. Desplácese para seguir leyendo.

—Son los gritos que oyes en el convento.

—En tons no es fantasma— negué con la cabeza —¿Y por qué llueve?

—Por ellos siguen el río, es como una víbora de aguas, un brazo del río.

—Pero cómo alguien podría sobrevivir a eso Tito preguntó uno de mis nietos, la razón por la cual hoy recuerdo esta historia.

Es un castigo para los que viven eternamente mijo, eso me dijo el viento los niños me miraaron y pensé que se desataría el llanto, pero la más chica me miró a los ojos y dijo.

 ¿Por qué los castigan?.  Se portan mal Tito la cargó y la puso en su rodilla.

Tal vez oí mal y no es un castigo es difícil oír al viento cuando te estás riendo y empezó a hacerle cosquillas a los niños; siempre hacen preguntas para las que no tengo respuestas.

Anuncio. Desplácese para seguir leyendo.

Cuando los niños se fueron con sus padres pude disfrutar de mi pulque. De pronto ví a la víbora dando vueltas revolcandose en las nubes con desesperación mientras una fuerte llovizna empezaba a caer. Las venas de la tierra se empezaran a volver locas y eso no es bueno para las tierras de cultivo.

Sin embargo, no sientí algo malo, se sentía como algo nuevo y seguro. Tenía que ver con un auto que se aproximaba.

Las venas que nos unen van de aquí para allá entre tiempo y espacio.
Uniendo y separando, vida y muerte, el todo y la nada.
Pero cuando te atrapa, pasa lento y en silencio.
Aférrate a la tierra y no te dejes llevar o perderás tu vida.


También te puede interesar: La raíz del Ahuehuete VII

También te puede interesar: Me vas a extrañar

RECIBA EL BOLETÍN

Newsletter quincenal, gratuito y sin spam.

Escrito por

Haz clic para comentar

Dejar una réplica

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Categorías

Puede interesarte

Sociedad

Entre muchos caballos y mujeres hermosas partió desde la clínica de equinoterapia "El Renacer"...

Voz de marca

En Atotonilco de Tula con El Fronterizo las podrás encontrar de varias medidas: 13, 14 y 15.

Sociedad

Al no recibir respuesta de las autoridades municipales, vecinos de Pérez de Galeana bloquearon el arco norte luego de perder sus unidades de carga...

Cultura

Apaxco, sede regional. Vendrán artistas de Tequixquiac, Zumpango, Huehuetoca, Atotonilco de Tula y Atitalaquia, Hidalgo.

Voz de marca

"No esperes a que tu crisis sea grande, acude de inmediato" como en cualquier área de la salud.