Conéctate con nosotros

Hola, ¿Qué estás buscando?

La Aguja Imantada

La raíz del Ahuehuete VII

Su presencia es solo el inicio de las preguntas. Las cosas se complican y sin dirección solo queda seguir el murmullo del agua.

Diseño: Mary Maldonado

Capítulo siete

Buscados

Esto es un desastre, las personas que «aparecieron» en el convento están locas, apenas tenemos dos días y ya han roto un foco, un celular y un televisor. Su relación con la electricidad no es muy buena, se me cae la cara de vergüenza con Andrés, su casa es un desastre, por lo menos Lalo ya está mejor, apenas y contestaba con monosílabos.

Pero lo intrigante son nuestros invitados, sabemos bien de dónde salió el chico, quien por cierto viste de forma elegante, su cuello alto y blanco parece incómodo, pero en realidad parece un traje  que al llegar a casa se entraba empapado que se lo quite, un error porque al despertar dio un grito, nos dijo «cuatreros»  y se arrinconó mientras aventaba cosas. No hemos podido hablar con él ni vestirlo.

Con la chica la situación empeora, para empezar no tenemos idea del cómo la entramos, en un minuto seguíamos un grito lejano y al otro tropezamos con ella, no habla, solo nos mira y hace algunos ruidos, intentamos buscarla como desaparecida y al tratar de ver si coincide su cara tomó el celular y lo estrello.

No sabemos nada, entonces decidí preguntar por los pozos y la respuesta me sorprendió, ambos hablaron sobre un río que te lleva, el chico  se refirió como sinuoso mientras la chica se llevó las manos al cuello pero ambos coincidieron en que regresa por ti.

Después de eso poco a poco tuvimos un acercamiento, ellos comían con nosotros lo que fue un gran avance hasta que encendimos la televisión en donde se habla del cierre de las restauraciones en Puebla debido a las manifestaciones de los padres y compañeros del estudiante muerto, en estos inmuebles no supimos más porque tiraron la tele con una escoba.

Por lo que pensamos en  hablar con el padre del convento, les conseguimos ropa en el mercado local y nos dirigimos hacia el ex convento, pero nos encontramos con una camioneta que impedía el paso y sentí miedo cuando el hombre preguntó por qué íbamos para allá.

Anuncio. Desplácese para seguir leyendo.

—Vamos de visita, son mis primos de México y quería traerlos a andar—  respondió Andrés con rapidez después de un largo momento incómodo en el que me imaginé como víctima del narco el hombre nos dijo que estaba cerrado hasta nuevo aviso por lo que nos fuimos con rapidez.

Sin ideas decidimos regresar a la casa de Andrés no sin antes pasar a comprar un poco de comida al pueblito cercano. Mientras Andrés y Lalo deciden qué podíamos comprar me acerco a un vendedor cercano de los tan famosos Pastes, no tenemos mucho capital pero en verdad huelen ricos y con ambos agarrados de la mano compramos cinco.

El hombre sin dejar de mirarnos nos lo entrega con desconfianza, pienso que es por las marca de quemaduras en ella así que me dispongo a pagar —Llévatelos así, niña— dice con un tono nada cortés, más bien con enojo y estando apunto de contestar mal una voz me detiene en seco.

—Don Juan, por qué tanta amabilidad— responde Andrés.

—Pinche chamaco pendejo ve nomas lo que fuiste hacer— responde el hombre mientras empieza a recoger sus cosas.

—¿De qué habla?—

Hazte pendejo y todavía la traes paseando. Vendrán por ella y eso será tu culpa—.

—Perdone no entiendo quién va venir por quién— interrumpe Lalo  con las cosas en la mano metiéndose en el camino de Don Juan impidiendo que avance más.

—Quién se los llevó, hasta donde yo sé— 

Anuncio. Desplácese para seguir leyendo.

¿Quién se lo llevó?— le interrogó terminando de acorralar al pobre hombre.

—Miren, yo no sé, mi suegro era quien me dijo sobre ella, él sabe de estas cosas, es como un santero. Lo que sé es que la lluvia no parará hasta llevarla— dice el hombre mientras vuelve a acomodar sus cosas.

El hombre escribe una dirección en cachito de periódico y antes de poder decirle gracias un fuerte trueno anuncia una lluvia torrencial  que inicia con rapidez por lo que corremos al carro y mientras avanzamos  hacia la casa vemos unas camionetas negras ir hacia el pueblo. ¿Nos estarán siguiendo?


También te puede interesar: La raíz del Ahuehuete VI

También te puede interesar: Soy (México)


Haz clic para comentar

Dejar una réplica

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio
Anuncio

Categorías

También te puede gustar

Cultura

La noche del ocho de junio se grabaron escenas de la película "God is a bullet" en el barrio de Puente Grande, Huehuetoca. La...

Sociedad

Berenice Medrano Rosas, Milton Castañeda Díaz, Alfonso Rodríguez Bautista, Francisco Velázquez Ortega y Edgar Reyes Loz representan a sus partidos y el próximo 6...

Sociedad

Luego de tres fines de semana de recorridos y presentación de planes de trabajo, los aspirantes a la presidencia municipal de Huehuetoca dieron a...

Internacional

Las personas que deseen postularse necesitarán un dominio básico del idioma inglés y estudios mínimos de secundaria; no exiten especificaciones de género o rango...