Conéctate con nosotros

Hola, ¿Qué estás buscando?

La Aguja Imantada

Cuando te fuiste

Así que solo ofrece un amor pleno, placentero y recíproco al mío. Al final, no pido tanto.

Diseño: Juan León
El día que te fuiste, no te fuiste sola, te llevaste gran parte de mí.
Yo ya no creía en el amor, y la soledad me encantaba en demasía.
Pero te vi, te encontré por algún motivo, como solías decirlo.
"Me hubieras dicho que te ibas a ir, y que con tu adiós
llegaría un hola lleno de silencio y un corazón hecho mil pedazos."

¡Mírame por última vez! ¡Hazlo!
Mira en lo torpe que me he convertido, mira este pedazo de hombre que has dejado amando solo.
Entiendo que jamás hemos sido uno del otro, nadie nos pertenece de cierta manera.
Pero juro que ya era más tuyo que mío.
Quizás ese es el precio del amor.

Quizás sea el precio del desprecio.
Estaba acabado, fumando más de lo que te recordaba.
Bebiendo más que todas las veces que te bese, más que todas las noches que pedía que jamás te fueras.
Pero te has ido, te marchaste, y lo entiendo a la perfección.
Solo mírame, nada atractivo, cero cuidadoso en mi aspecto, probablemente era la persona que menos se preocupo por verse bien.
Y tú, bueno, tú eras lo más cercano a la perfección.
Quizás tanto defecto te hizo huir.
Tantas inseguridades, tantos celos tontos, tanto tonto como yo, que preferiste no seguir con ese mismo juego.
Te has ido, no sé si regreses, pero aquí te sigo esperando, para que vengas y me abraces.
Que me beses, que sean tus manos las que encajen con las mías.
Te marchaste.
Me has dejado para quizás no volver.
Aún así, conservo la esperanza de que regreses.
Es casi imposible, pero lo mismo pensaba en algún día tenerte entre mis brazos.
El dolor es demasiado, la tristeza me consume.
Ya no quiero seguir, pero quiero que vengas conmigo.
No quiero amanecer mañana… No quiero amanecer lejos de tus sábanas.

Quiero verte despertar a mi lado.
Que tus brazos sean mi cinturón.
Que tus besos sean mi motor.
Ya no quiero sentirme muerto, quiero vivir, vivir en ti.
Sentirme querido, sentirme añorado en noches de desconsuelo.
Pero quizás sea mucho lo que pido.
Pero no pido tanto;
Solo que me ames, ámame hasta la punta de los dedos.
Ama mis errores y mis risas.
Solo ámame un poco más que al resto.
No pido tanto.
Solo que sea verdadero, que en este mundo traiciones y engaños hay de sobra.

Y por cualquier casualidad o tipo de vida, ya me canse de ellas.
Así que solo ofrece un amor pleno, placentero y recíproco al mío.
Al final, no pido tanto.

También te puede interesar: El mar te queda pequeño.

También te puede interesar: La raíz del Ahuehuete V


Un comentario

Un comentario

  1. Pingback: ¿Qué contiene nuestro adiós? - Revista Brújula MX

Dejar una réplica

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio
Anuncio

Categorías

También te puede gustar

Cultura

La noche del ocho de junio se grabaron escenas de la película "God is a bullet" en el barrio de Puente Grande, Huehuetoca. La...

Sociedad

Berenice Medrano Rosas, Milton Castañeda Díaz, Alfonso Rodríguez Bautista, Francisco Velázquez Ortega y Edgar Reyes Loz representan a sus partidos y el próximo 6...

Internacional

Las personas que deseen postularse necesitarán un dominio básico del idioma inglés y estudios mínimos de secundaria; no exiten especificaciones de género o rango...

Sociedad

Luego de tres fines de semana de recorridos y presentación de planes de trabajo, los aspirantes a la presidencia municipal de Huehuetoca dieron a...